miércoles, 25 de septiembre de 2013

budismo aceptacion y creatividad



un joven muchacho jugaba con la arena del camino.

Shakyamuni pasó por ese camino,
con su bol de mendicante en la mano. 

El niño le ofreció arena como si fuese arroz
Shakyamuni le predijo que en una vida futura, sería un gran rey. 

Shakyamuni volvió con su bol de arena, 
y le dijo a Ananda que la pusiera sobre el camino
 en el que hacía kin hin.

**************

Muchas veces se ve el budismo como una filosofia apática, poco revolucionaria, que lo acepta todo tal y como viene.
el budismo efectivamente nos enseña a aceptar las cosas tal y como vienen, pero mirad a Shakyamuni, muertito de hambre haciendo su colecta matinal, y va el niño, no sabemos si jugando o con ganas de jorobar al Maestro y le llena el bol de arena (me gustaria verme a mi mismo, esperando la gen-mai matinal, y que me llenaran el bol de arena, seguro que el cabreo seria de los que hacen historia).

Lo que me alucina de esta historia es ver como Shakyamuni, en un giro creativo genial, hace poner la arena sobre el camino donde hace kin-hin, convirtiendo su hambre y su arena en La Vida, en La Via.

Toni Gyô Kô Hernández

(a ver si aprendo algo de esta historia)


3 comentarios:

Anónimo dijo...

crec que s´ha de acceptar tot sense importar el perquè. Perquè pregunta perquè?

Ll.

Xaro La dijo...

_/\_

Anónimo dijo...

Interesante artículo... Algunas de las claves que comentas quedan reflejadas en el último libro del gran Dalai Lama

Un saludo!